HACER UN MUNDO MEJOR, ESTE ES MI COMPROMISO

Para ello es imprescindible aprender y enseñar a convivir:

Convivir es una acción imperfectiva; cada día se puede mejorar.

Convivir conlleva dar respuesta a una invitación.

Convivir es no forzar situaciones y aceptar voluntariamente el reto que lanza, cada minuto, de una existencia compartida con tu grupo.

Convivir supone adoptar una actitud de generosidad para la entrega, sin calcular.

Convivir supone amplitud de miras para descubrir y apreciar los valores de los demás.

Convivir supone disponibilidad ante cualquier cometido.

Convivir es sembrar ilusión, entusiasmo y alegría a tu alrededor.

Convivir es romper el egoísmo, salvar diferencias, dar confianza.

Convivir exige dar el salto a la mayoría de edad.

Convivir es estar dispuesto a dar un poco más de lo que se espera de ti en todo lo que haces.

Convivir es perder de lo mío para que los demás puedan ser un poco más felices.

Procura ser feliz haciendo felices a los demás y tendrás éxito asegurado.

Las condiciones del éxito son sencillas: hay que trabajar, aguantar, crecer siempre y nunca dar un paso atrás.

Esto es lo que hacen los ganadores: buscar el éxito, mientras los perdedores viven de excusas y objeciones.

Pienso que cualquier cosa que valga la pena tener merece que se trabaje por ella, pero hay que tener paciencia y esta a veces es amarga, pero su fruto es dulce; entiende que sólo hay un camino seguro para lograr el éxito, y ese es el trabajo. Y si tú no estás dispuesto a pagar ese precio para distinguirte, disponte a llevar una vida de mediocridad.
Este es mi mensaje. Lucha por el éxito y si tropiezas y fallas, no te preocupes, sólo conociendo la derrota se puede entender el éxito y la cuestión no está en acertar a la primera sino cómo enfocar la segunda y la siguiente y la otra y la otra…, persistencia vence resistencia.

Nunca sabrás de lo que eres capaz si no lo intentas, porque nada es imposible, al menos que uno esté de acuerdo en que lo es.

El primer mandamiento del éxito es: trabaja cada día, como si tu vida estuviera en juego, y sonríe a la adversidad hasta que se rinda a tus pies.

Los tiempos duros son la lluvia de la vida, fría, molesta y hostil, pero de esa lluvia de invierno, nacen las flores en primavera.

Recuerda que estás escribiendo las páginas de tu historia.

Tú puedes ser el mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: