LA ESTRELLA PLATEADA.

Érase una vez una posada llamada LA ESTRELLA PLATEADA.
El dueño, no conseguía ganar lo bastante a pesar de que hacía todo lo posible para atraer clientes, haciendo que la posada resultase cómoda y dando un servicio cordial a unos precios razonables.
Así que, desesperado, consultó a un sabio.
Tras escuchar su relato de desconsuelo, el sabio dijo: “Es muy sencillo, tienes que cambiar el nombre de la posada”.
“Imposible”, dijo el posadero.
Ha sido Estrella Plateada durante generaciones y es bien conocida por todo el país.
¡No!, replicó con firmeza el sabio.
Ahora debes llamarla LAS CINCO CAMPANILLAS y poner una hilera de seis campanillas colgadas en la puerta.
¿Seis campanillas? ¡Pero eso es absurdo! ¿Qué haría eso?
“Ponlo a prueba y lo verás”, repuso el sabio con una sonrisa.
El posadero lo puso a prueba. Y he aquí lo que vio.
Cada viajero que pasaba ante la posada entraba para señalar el error, cada uno convencido de que nadie más había reparado en él.
Una vez dentro, quedaban impresionados por la cordialidad del servicio y se quedaban para refrescarse, proporcionándole así al posadero la fortuna que había estado buscando en vano.
Hay pocas cosas en las que el ego se deleite más que corrigiendo los errores de otras personas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: