ALIMENTOS PARA EL HÍGADO. (Nutrición)

El hígado constituye uno de los principales filtros del organismo. Gracias a este órgano se eliminan productos tóxicos, se sintetizan y almacenan nutrientes y se digieren los alimentos. La dieta es esencial para que se mantenga en buen estado.

El hígado es el órgano más voluminoso y uno de los que ejerce más funciones vitales en el organismo de los seres vivos. Gracias al hígado y a la producción de bilis se digieren los alimentos y se metabolizan y almacenan los nutrientes básicos para la vida. Al mismo tiempo el hígado ejerce de agente desintoxicante, ayudando a que el organismo pueda deshacerse de las sustancias nocivas o tóxicas que pueden enfermarle. Un hígado sano es fundamental en el mantenimiento de la salud y la vitalidad. Un hígado sobrecargado y obligado a un trabajo de desintoxicación excesivo, deja de realizar otras funciones primordiales como el control y la regulación del colesterol, lo que produce malestar físico y decaimiento. Tres son los excesos que más paga el hígado: el del alcohol, el de las grasas y el de los azúcares.

Una dieta adecuada contribuye a conservar la salud del hígado para que realice sin problemas sus tareas primordiales. También existen alimentos que le ayudan en su acción desintoxicante y cuya temporada, curiosamente, coincide con el momento en que el organismo más necesita la depuración, como ocurre con el inicio de la primavera y la alcachofa.

Qué necesita.

  • Un consumo de alcohol muy moderado. El exceso de alcohol es una de las principales causas de enfermedad del hígado, pues como elemento tóxico sobrecarga sus funciones. Cuando el consumo se torna crónico puede dar lugar al denominado “hígado graso” (acumulación excesiva de grasa en el hígado y, en estadios más avanzados, a la cirrosis alcohólica).
  • Grasas, sólo las justas. El “hígado graso” también se detecta en pacientes obesos y en estados de mala nutrición, con un excesivo consumo de grasas saturadas. Éstas se hallan presentes en la bollería y pastelería industrial, beicon, costillas y otras piezas de carne grasas, y aperitivos preparados. Hay que primar siempre el consumo de las denominadas grasas insaturadas, de las que el aceite de oliva es el mejor representante.
  • Ensaladas depurativas y multicolores que incluyan rábanos, zanahorias, remolachas y diente de león cuando sea su temporada. Los rábanos tienen una acción descongestionante, al mismo tiempo que ayudan al vaciamiento de la bilis. Zanahorias y remolachas también favorecen la limpieza del hígado, mientras que el diente de león es una de las verduras más representativas de la primavera y que contribuye a mantener un hígado sano.
  • Una cura depurativa de primavera, ya que, al salir del invierno, el organismo se halla más cargado de toxinas debido a la necesidad de una dieta más calórica y rica en grasas para hacer frente a las bajas temperaturas. Al hacerse las temperaturas más benignas, el organismo también necesita aligerarse. Para tal fin la naturaleza provee en esa temporada de verduras específicas que tienen en común su sabor amargo (espárragos, alcachofas, diente de león, berros, etc.). Una cura depurativa de  primavera sólo requiere apostar por este tipo de verduras, las preparaciones crudas y la reducción de grasas animales, sin olvidar beber mucho agua.
  • Platos con alcachofas, pues esta verdura, tan clásica de la primavera, posee excelentes propiedades dietéticas, al estimular la producción de bilis y las tareas de desintoxicación que ejerce el hígado. Las virtudes de la alcachofa son conocidas desde antaño.

A raya…

Además del alcohol, existen otras sustancias y alimentos que sobrecargan especialmente el hígado.

  • Especias fuertes como la pimienta y la mostaza.
  • Condimentos como el vinagre (es mejor sustituirlo por el limón).
  • Carnes de caza, charcutería y embutidos en general.
  • Platos y salsas grasas.
  • Dulces con grasas (por ejemplo, el croissant)
  • Bebidas gaseosas.

Infusiones para el hígado.

En el terreno de las plantas medicinales existen algunas tradicionalmente conocidas para cuidar el hígado que se pueden preparar en infusión.

  • Boldo, con propiedades coleréticas y colagogas, también facilita la digestión.
  • Cardo mariano, con silimarina, a la cual se le atribuyen propiedades protectoras y reconstituyentes del hígado.
  • Diente de león, que estimula las diferentes secreciones digestivas y es un buen depurador.

Virtudes de la alcachofa.

La alcachofa contiene principios amargos, en especial cinarina, que aumenta la producción de bilis y posee un efecto regenerador sobre el hígado. Al mismo tiempo incluye fibra soluble como la pectina y los mucílagos, que estimulan también el funcionamiento intestinal. La alcachofa no sólo ayuda a regular las funciones hepáticas y a desintoxicar el hígado, también favorece la diuresis y la excreción del colesterol y se le conoce un ligero efecto hipoglucemiante, es decir, que disminuye el nivel de glucosa en sangre.

Menú tipo

Desayuno: naranja en rodajas, espolvoreada con un poquito de azúcar de caña, 1 vaso de leche fermentada, 1 barrita de muesli con pasas.

Media mañana: 1 manzana, 1 infusión de diente de león.

Almuerzo: ensalada depurativa, con berros, diente de león, zanahorias, etc., arroz con alcachofas, pan integral, 1 yogur.

Merienda: 2 biscotes de pan tostado con jamón cocido, 1 infusión de diente de león.

Cena: puré de verduras, queso fresco, pan integral, fresas con menta, 1 infusión de cardo mariano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: