¿SABE SONREIR LA SONRISA?

No cuesta nada, pero vale mucho.

Enriquece a aquellos que la reciben sin restar de aquellos que la dan.

Surge cual relámpago, pero su recuerdo a veces dura toda una vida.

No hay nadie tan rico que no la necesite, ni nadie tan pobre que no la pueda dar.

Produce felicidad en el hogar, crea el bien en los negocios, y es contraseña entre amigos.

Es reposo para el cansado, luz para el desilusionado, sol para el triste y antídoto para los problemas.

Pero no se puede comprar, ni perderla, cogerla prestada, o robarla, porque es una cosa que no vale de nada a nadie hasta que se regala, o se recibe regalada.

Si con la prisa del trabajo, a uno de nuestros empleados se le olvida darle a usted una sonrisa, ¿tendrá usted la bondad de dejarnos una de las suyas?

Porque nadie necesita tanto de una sonrisa como aquel a quien no le queda ninguna para dar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: