ALIMENTOS PARA LA PRÓSTATA (Nutrición)

Los urólogos confirman los beneficios de la dieta mediterránea en la prevención del cáncer de próstata. Una dieta rica en frutas y verduras y pobre en grasas animales se perfila como el factor protector, junto con la actividad física.

La próstata es una glándula masculina que produce el fluido que transporta el semen durante la eyaculación. Por lo tanto, se halla íntimamente relacionada con la fertilidad. Se ubica por debajo de la vejiga y delante del recto y su peso se sitúa entre los 20 y25 g. De tamaño similar al de una castaña de Indias en el hombre adulto, a partir de los 45 años va creciendo, sin que este proceso se halle ligado de forma necesaria a la existencia de un cáncer. La hipertrofia prostática benigna o agrandamiento no canceroso de la próstata puede provocar problemas urinarios, como dificultad para iniciar y detener la micción, ganas frecuentes de orinar, micción entrecortada, etc. Este cuadro de síntomas puede aparecer también ante un cáncer de próstata. Por ello, se aconseja la visita al urólogo que podrá determinar su verdadera causa.

Se calcula que un millón y medio de varones españoles de entre 50 y 75 años están en riesgo de padecer un cáncer de próstata. Las revisiones anuales a estas edades permiten su detección precoz. El cáncer de próstata, diagnosticado a tiempo, puede detenerse. Pero los especialistas también inciden en su prevención y señalan que para ello resulta básico practicar ejercicio físico y cuidar la dieta. Los estudios realizados hasta la fecha han demostrado que existe una menor incidencia del cáncer de próstata en países como Japón y España, lo que ha hecho considerar rápidamente que la alimentación pueda ser un factor de protección frente a esta enfermedad. Por eso la dieta mediterránea adquiere un renovado protagonismo en este aspecto. Los especialistas afirman que un elevado consumo de frutas y verduras y una limitada ingesta de grasas animales, características básicas de la tradición alimentaria de los países mediterráneos, puede llegar a reducir hasta el 45 % el riesgo de cáncer de próstata.

Buenas pautas dietéticas

  • Potenciar el consumo de frutas y verduras. La OMS recomienda tomar400 gdiarios de ambos grupos de alimentos para prevenir el cáncer en general. La ingesta de esta cantidad se supera sin problemas si se adquiere el hábito de tomar una ensalada variada y un plato de verdura cocida al día, además de tres piezas de fruta que puede distribuirse como postre, formar parte de desayunos y meriendas o intercalarse entre comidas. En las frutas y verduras se encuentran multitud de sustancias protectoras, desde vitaminas y minerales antioxidantes hasta la preciada fibra.
  • Propiciar el consumo de pescado y carne magra en detrimento de las carnes rojas y con grasas. En el pescado azul se hallan los ácidos grasos omega 3 que, según los expertos, ayudan a prevenir un exceso en los niveles de testosterona que estimulan la vida celular de la próstata.
  • Consumir legumbres dos veces a la semana y potenciar la ingesta de cereales integrales. Son fuentes generosas de fibra, tanto soluble como insoluble, que también influye en los niveles circulantes de testosterona.
  • Cocinar con aceite de oliva virgen, que contiene ácidos grasos cardiosaludables, además de vitamina E, potente antioxidante. Del aceite de oliva se afirma que potencia el papel del licopeno presente en el tomate, protector anticancerígeno.
  • Reducir las fuentes de grasas saturadas, entre ellas las carnes grasas, pero también el consumo de aquellos alimentos que suelen contenerse como la bollería y pastelería industrial, que también son fuentes de azúcares refinados, nutrientes que son aconsejables reducir.
  • Optar por métodos de cocción saludables, como el vapor para las verduras o la plancha o el horno, con pocas grasas, para pescados y carnes. Se ha de limitar el consumo de alimentos ahumados y parrilladas quemadas. Tampoco se ha de reutilizar en exceso el aceite para cocinar.

Licopeno y tomate

Cuanto más maduro está el tomate, más licopeno contiene, un carotenoides responsable de su vivo color y con comprobadas propiedades antioxidantes. En concreto, en lo que a la próstata se refiere, se sabe que el licopeno ejerce un papel protector, ya que inhibe el crecimiento celular desorbitado. Por eso el tomate se ha erigido como un alimento muy recomendable en la prevención del cáncer de próstata.

Soja y calabaza

  • En la población asiática, consumidora de grandes cantidades de soja, se ha comprobado índices más bajos de cánceres de próstata, achacándose a las isoflavonas este probable efecto protector.
  • Las semillas de calabaza se recomiendan especialmente en la prevención general de los trastornos prostáticos más comunes como la hiperplasia benigna de próstata. En concreto se sabe que, además de vitamina E, ácido linoleico y cinc, contienen un principio activo denominado cucurbitina que impide el crecimiento excesivo de la próstata y tiene propiedades desinflamatorias. Las pipas de calabaza pueden agregarse a ensaladas, postres, cremas, etc.

El trío antioxidante

En este grupo tan recomendable se incluyen las provitaminas A o betacarotenos y las vitaminas C y E. Su función en el organismo es fundamental, ya que actúan bloqueando el exceso de radicales libres que se hallan muy ligados a la aparición de enfermedades degenerativas como el cáncer de próstata. Se encuentran en las frutas y verduras de color amarillo, naranja, rojo y verde, en los cítricos y kiwis y en el aceite de oliva virgen, los cereales integrales y los frutos secos. Otro antioxidante importante es el selenio, que se halla en los huevos, pescado, marisco y cereales y que según se ha comprobado en diversos estudios con humanos, reduce la incidencia de cáncer de próstata.

Riesgo de cáncer de próstata

Lo aumentan…

  • Carne muy grasa
  • Bollería y pastelería industrial
  • Alcohol
  • Embutidos

Lo disminuyen…

  • Frutas y verduras
  • Aceite de oliva
  • Tomate rojo
  • Pescado azul

Menú tipo

Desayuno: 1 rebanada de pan con tomate con jamón cocido, 1 naranja, un yogur de soja

Media mañana: barrita de muesli

Almuerzo: ensalada variada con pipas de calabaza, atún con tomate, pan integral, 1 pieza de fruta de temporada

Merienda: macedonia de frutas rojas, naranjas y amarillas

Cena: guisantes con patatas, conejo a la plancha, pan integral, 1 bebida de soja

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: