4.- UN ALIMENTO PARA CADA EDAD, ESTILO DE VIDA Y ESTACIÓN. (Nutrición)

Aunque toda la familia se reúna alrededor de la misma mesa, es obvio que el niño no necesita la misma cantidad de alimento que su padre y que una persona de la tercera edad requiere algunas variantes en su menú. Dentro de las bases saludables de una alimentación equilibrada y variada, el menú cotidiano ha de reajustarse en función de la edad, situación, estilo de vida e incluso de la estación del año. Prestando atención a esto último, en la tradición culinaria de antaño han pervivido sabias recomendaciones que han de continuarse aplicando, pues la cocina popular siempre ha tenido sus estaciones y ha sabido diseñarse bajo los parámetros que dicta la misma naturaleza.

Sólo con revisar someramente el área mediterránea se perfilan ejemplos de esta cultura nutricional ancestral: los infinitos recursos que ofrece la uva de otoño; las saludables coles del inverno o la terapéutica vitamina C de la naranja y las depurativas opciones que ofrece la alcachofa de primavera. El organismo humano halla en la alimentación una aliada eficaz para adaptarse a la situación climática.

De la misma forma, y dentro siempre del consejo global de variedad y diversidad, existen alimentos más adecuados para proporcionar al organismo humano la energía que requiere para enfrentarse a la jornada laboral o escolar, o los nutrientes que facilitan un reparador descanso nocturno. Los especialistas insisten en una adecuada segmentación del aporte calórico diario para obtener un mayor rendimiento, tanto físico como mental, y ganar en bienestar y calidad de vida. También el ser humano, según su edad y condición física, requerirá determinados nutrientes con mayor intensidad o deberá adecuar el aporte calórico a su metabolismo, que va evolucionando y variando conforme pasan los años. Las necesidades calóricas de un niño en crecimiento no son las mismas que las de una persona de edad, ni tampoco las exigencias de determinado tipo de nutrientes. Y la dieta de un joven sedentario no puede tener las mismas calorías que la de un deportista. Saber adaptarse a los cambios es ganar salud, y comer en cada edad y estación lo que más necesita el cuerpo nos ahorrará muchas enfermedades y nos dará más vitalidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: