INTOLERANTES A LA LACTOSA (Nutrición)

Dolor y distensión abdominal, flatulencia, diarrea e incluso náuseas son los síntomas más comunes de la intolerancia a la lactosa, que si no se detecta puede dar lugar a cuadros de pérdida de peso con malnutrición. Su tratamiento es dietético.

Se calcula que un 15 % de la población española es intolerante a la lactosa. La incidencia de ésta varía en función de las razas, siendo mayor entre la población africana y asiática. La intolerancia a la lactosa se define como la incapacidad del organismo para digerir la lactosa presente en los lácteos. La lactosa es un azúcar, glúcido o hidrato de carbono que se encuentra en la leche de todos los mamíferos, exceptuando las focas, morsas y otarias del Pacífico. Está compuesta por glucosa y galactosa, que el organismo ha de absorber por separado, y para ello dispone de una enzima, denominada lactasa. Cuando los niveles de lactosa son más bajos o esta enzima no realiza su función desdobladota con eficacia, se habla de intolerancia a la lactosa.

Los síntomas gastrointestinales, que incluyen dolor abdominal, espasmos y diarrea, son los más comunes cuando existe este problema. En algunos casos la relación causa-efecto suele ser más acusada, pero en otros resulta más difícil determinar esta relación, y como consecuencia la persona sufre molestias intestinales crónicas que difícilmente asociará con el consumo de leche. Para su diagnóstico existen diversos tipos de test (de tolerancia a la lactosa, de hidrógeno de respiración, de acidez en las heces) que son manejados por el personal sanitario según las características específicas de cada caso.

La intolerancia a la lactosa tiene tratamiento dietético basado, en la mayoría de los casos, en una sencilla premisa: la exclusión en la dieta de los alimentos que contengan lactosa, o bien su disminución según el grado de intolerancia. Es importante respetar estas pautas, ya que una intolerancia a la lactosa no tratada o tratada de forma deficiente puede aumentar la lesión en la mucosa intestinal. En el caso de los bebés, el pediatra debe recomendar la introducción de una leche especial sin lactosa, de las que existen tanto para lactantes como de continuación

Alimentos que se deben controlar

Los alimentos a los que se debe prestar especial atención comienzan por la leche y sus derivados, incluyendo las clásicas preparaciones con leche (postres lácteos, cremas de leche, helados, mantequilla, salsa bechamel, croquetas, etc.). Dependiendo del grado de intolerancia esta exclusión puede ser total o parcial. Por ejemplo, en ciertos casos podrán tolerarse los quesos curados, como el manchego, con menor presencia de lactosa. También las bacterias presentes en el yogur ejercen una actividad lactásica, supliendo en parte la actividad de la enzima disminuida, lo que lo convierte en el lácteo mejor tolerado.

Pero dado que la leche y algunos de sus componentes se hallan presentes en multitud de alimentos, es bueno tener siempre a mano esta lista de alimentos y otras sustancias que pueden contener lactosa:

  • Panes de molde y tostadas
  • Productos de bollería variados (bollos, cruasanes, tartas, buñuelos, galletas, biscochos, etc.)
  • Cereales del desayuno
  • Chocolate con leche
  • Charcutería y fiambres, como las salchichas de Frankfurt
  • Platos de carne preparados, hamburguesas comercializadas, etc.
  • Margarinas
  • Sopas y cremas preparadas o enriquecidas con leche, como la vichyssoisse
  • Purés de patatas instantáneos
  • Medicamentos que tienen la lactosa como base o ésta forma parte del excipiente (mirar etiqueta)
  • Determinadas preparaciones vitamínicas y fórmulas de reducción de peso

Alergia a las proteínas de la leche

Más frecuente en los niños, la alergia a las proteínas de la leche de vaca es diferente a la intolerancia a la lactosa, aunque sus síntomas puedan ser similares y su tratamiento consista también en la supresión de los lácteos de la dieta de la persona afectada. La alergia a las proteínas de la leche de vaca se trata de una hipersensibilidad a las proteínas presentes en la leche. El sistema inmunitario del organismo reacciona de forma desmesurada a éstas produciendo anticuerpos específicos.

Otras fuentes de calcio

La leche no es una fuente insustituible de calcio y proteínas. La persona que no la tolera bien debe saber que existen otros alimentos que suministran este mineral tan preciado para la salud de los huesos y dientes. El especialista debe indicar si la persona puede tomar queso y yogures. Otros alimentos que se deben tener en cuenta:

  • Sésamo: 975 mg. de calcio
  • Soja: 280 mg. de calcio
  • Almendras: 254 mg. de calcio
  • Perejil: 200 mg. de calcio
  • Higos secos: 170 mg. de calcio
  • Acelgas: 51 mg. de calcio
  • Yema de huevo: 140 mg. de calcio

Leches vegetales

Desde la clásica leche de almendras hasta el batido de soja enriquecido con calcio, que aporta otras ventajas como es su digestibilidad y el equilibrado aporte de ácidos grasos sin presentar colesterol, las leches vegetales son un excelente sustitutivo a la leche de vaca en personas con intolerancia a la lactosa. Con las leches de soja pueden elaborarse en casa clásicas preparaciones como flanes, natillas, croquetas o salsa bechamel. Con soja se preparan también postres de chocolate, caramelo, moca, vainilla, etc., y yogures variados. Otras leches que se comercializan son la de arroz y la de avena.

¡Cuidado!

Si alguno de estos términos se encuentra en la etiqueta de un alimento, es señal de que se ha utilizado leche en su composición.

  • Caseína
  • Caseinato de sodio
  • Grasa de leche
  • Lactoalbumina
  • Lactoglobulina
  • Lactosa
  • Leche en polvo
  • Proteínas de leche
  • Proteínas de leche hidrolizada
  • Trazas de leche
  • Suero
  • Suero en polvo

Menú tipo

Desayuno: zumo natural de frutas, un vaso de leche de soja enriquecida con calcio, 1 rebanada de pan fresco con sésamo untado de mermelada.

Media mañana: 1 puñado de almendras, 1 pieza de fruta de temporada

Almuerzo: ensalada variada, carne a la plancha con guarnición de verdura al vapor, espolvoreada con perejil, pan integral fresco, macedonia de frutas

Merienda: 1 vaso de leche de almendras, higos secos

Cena: menestra de verduras con pasta, croquetas realizadas con leche de soja,  yogur de soja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: